AED YACHAMUSUNCHIS
EDUCANDO EN LA DIVERSIDAD CULTURAL
   
EDUCANDO EN LA DIVERSIDAD CULTURAL
Enlaces
Productos
imagen
¿Cómo abordar la diversidad en aula?
El docente constituye un importante agente en la socialización secundaria de niños y niñas, de las interacciones que desarrolle en el aula y la escuela dependerá el acercamiento más menos eficiente de niños y niñas a los saberes sistematizados de diversas matrices culturales, así como la comprensión de que la diversidad cultural y social es un hecho que exige una relación de diálogo y respeto.

En términos didácticos es fundamental que el docente mejore sus capacidades para enfrentar creativamente esta diversidad de experiencias culturales en el aula, pasando de la planificación homogenizadora a la previsión de diversas actividades que promuevan el aprovechamiento de los saberes previos de los niños, el diálogo entre visiones diversas de un mismo hecho, la investigación en diversas fuentes de información para tener una visión global de un contenido y el intercambio comunicativo permanente para promover aprendizajes en niños y niñas.

Implica además desterrar, en las interacciones que desarrolla, actitudes de exclusión o marginación a los niños y ñinas, en razón de su origen o características sociales y culturales y que desarrolle habilidades sociales para promover un clima de clase donde la asertividad en la comunicación y el reconocimiento del otro constituyan una red afectiva que refuerce la autoestima de todos los niños y niñas.

Finalmente el docente debe desarrollar una visión crítica de los factores que subyacen al hecho social y cultural de la diferenciación, y sus connotaciones negativas en términos de marginación o exclusión para no consolidar en aula relaciones de poder que excluyen y estereotipan a determinados niños por diversos criterios, o generan actitudes de sumisión y baja autoestima. Esta visión real de lo intercultural como categoría le permitirá elaborar una estrategia de trabajo con niños en la perspectiva de contribuir a la democratización del aula y la escuela, a la autorregulación de los niños basados en normas de disciplina administradas en conjunto, a la toma de decisiones compartida en determinadas esferas de la organización del aula y a un diálogo en condición de igualdad con los padres, para asumir responsabilidades compartidas en las iniciativas escolares de innovación y de mejoramiento de la calidad del proceso educativo.
¿Qué aspectos trabajar para fomentar el respeto y el aprovechamiento de la diversidad en el aula ?
Son tres las dimensiones que deben ser trabajadas en una propuesta educativa intercultural:

La dimensión de la identidad personal, que está estrechamente relacionada con la posibilidad de reconocerse como único y de hacer consciente que existen otros con los cuales nos relacionamos, es en relación con otros que se construye la identidad propia. El trabajo de la identidad implica ubicarse en los múltiples niveles de su desarrollo, sobre todo cuando estamos hablando de niños y jóvenes que se encuentran en pleno proceso de constitución de sus referentes identitarios. Estos son:

La autoestima, entendida como la estima y el reconocimiento que los niños sienten por sí mismos y que se conforma tempranamente en la relación con los padres. En muchos casos a niños pertenecientes a matrices culturales subordinadas los propios padres y familiares les transmiten el sentimiento de minusvalía por ser indígenas, por ser pobres, o por ser mujer, etc.

El autoconcepto, está referida a la valoración positiva que pueden tener los niños de sus capacidades para desenvolverse en diversos campos de su desarrollo y en los cuales muestran competencia, el desarrollo de esta noción está estrechamente ligado a las posibilidades de reconocimiento que se han dado en su contexto, y que le permiten asumir que tiene un rol en la familia, la escuela o la comunidad y que ha desarrollado capacidades para desempeñarlo.

La asertividad en la comunicación con el otro, que implica a la base el reconocimiento paulatino que el niño tiene que hacer de que su identidad se construye en relación con los otros, es decir que dialogando. Este diálogo no debe estar mediado por actitudes, formas o expresiones autoritarias o sumisas, carentes de fuerza, debe ser más bien respetuoso y claro, algunas veces enérgico, pero con posibilidades siempre de oir al otro y de valorar lo que nos dice y lo que es.

Es importante además tener en cuenta que las relaciones interculturales se dan en un contexto de inequidad y subordinación de grupos que ejercen hegemonías culturales, los mismos que en interacción con otros diversos encuentran actitudes de subordinación o de resistencia frente al poder que ejercen.

Esta misma dinámica hay que identificarla en el aula y preguntarse cómo las relaciones de poder atraviesan las relaciones en las aulas. Esto permite tomar decisiones en torno al ambiente de convivencia en el aula, fomentado la resolución de los conflictos que inevitablemente involucra la relación entre diversos.

Esto implica trabajar en:
La generación de espacios democráticos en el aula
La resolución de conflictos en el aula
La gestión colectiva de saberes en el aula
La determinación de metas grupales.

El otro ámbito a trabajar es la dimensión de los saberes, que deben abordarse en el aula desde diversas perspectivas para hacer flexible e intercultural la visión y comprensión de los hechos, fenómenos, seres del ambiente.

Una visión plural, flexibiliza la mirada sobre la realidad y favorece el desarrollo cognitivo, a la manera del matemático etnográfico que habla de presentar las clasificaciones propias de las comunidades andinas y del castellano para que pueda clasificar en ambos códigos. Este proceso implica que el docente tenga claridad sobre la forma como aprenden los niños y las estrategias que debe manejar para aprender utilizando diversas fuentes:

El manejo de estrategias para indagar el mundo social y natural
El uso de estrategias comprensivas de información.
La atención personalizada a las diversas formas de aprender y aproximarse a la comprensión del mundo.

El desarrollo de todas estas dimensiones en el aula implican para el docente la renovación de su práctica educativa y asimismo el redimensionamiento del quehacer educativo en la escuela.
Imagen
Celebrando la diversidad
Sabemos que como educador, alumno o padre de familia, te has visto enfrentado a estas situaciones, de escasa capacidad para convivir entre diversos. ANÍMATE...cuéntanos la historia que tienes que compartir al respecto.
Ser diversos y diferentes social y culturalmente constituye una riqueza y un desafío, porque en este marco tenemos que aprender a relacionarnos en igualdad de condiciones, por eso tu experiencia es muy importante conocerla y compartirla con otros
 
Escríbenos
Para más información puedes escribir a sisascha@yahoo.com,milusmendo@yahoo.es,yachamus@latinmail.com